Lewenhaupt

5Things

Memeando sin inocencia.

5 cosas que probablemente Federico y otros no saben de mí. O a lo mejor las saben, porque yo se las conté en persona. O a lo mejor se enteraron porque las malas lenguas las contaron. O a lo mejor las saben porque las leyeron en los casi cuatro años que este sitio lleva en el aire. O a lo mejor, cierto, no lo saben. Yo las sé, sépanlo, y por eso se las comparto:

  1. De pequeño, era pirómano. Juntaba ramitas y hojas en el jardín de casa, las apilaba en el fondo, agregaba papel y les prendía fuego. Una vez, en pleno otoño, le saqué el encendedor a mi padre y quemé un montón de hojas secas que mi vieja había amontonado. Volví a la casa. Al rato, mis padres salieron corriendo: las plantas que había al lado del montoncito de hojas habían empezado a incendiarse y el fuego era tan fuerte que casi llega a la casa. =P
  2. También de pequeño, me encantaba dibujar. Lo hacía bastante bien, modestia aparte. Hasta que alguien tuvo la brillante idea de mandarme a clases particulares de pintura una vez por semana. Entre acuarelas, pinceles y témperas, empecé a aborrecer los dibujitos, porque, sencillamente, no me gustaba pintarlos. Y menos con pinceles. Prefería los lápices de colores y las fibras. Después de seis meses, dejé de ir. Pero nunca más volví a dibujar. Bueno, excepto algún que otro garabato ocasional, pero ya no fue lo mismo.
  3. Podría pasar horas armando y desarmando cosas con Mis Ladrillos. Amé y amo esos cositos. En casa de mi vieja tengo una caja repleta de piezas de todos los tamaños y colores. También hay otra con juegos de mesa e ingenio, autitos y avioncitos de colección, muñequitos de He-Man, Thundercats, Playmobil, Mazinger Z... nunca quise deshacerme de ellos. =P
  4. En 28 años, pasé por tres operaciones. Una en el pie izquierdo (Junio 2001) y dos en el ojo derecho (Septiembre 2005 y Enero 2006). Me fracturé el brazo izquierdo (Mayo 1992) y tengo el dedo mayor de la mano derecha medio centímetro más corto por enganchármelo con una puerta (en 1979, apenas tenía un año de edad). Me encajaron un botellazo en la ceja derecha (Agosto 1993) y un piedrazo en la izquierda (1987), entre otras cositas. Linda colección, ¿no? ˆ_ˆ
  5. Pese a todo, en mi último año de secundaria (1995) fui el abanderado de mi colegio. Pedazo de castigo. Imagínenme a mí, con mi 1,88 metro de altura, sosteniendo la bandera en equilibrio y tratando de no encajarla en los tubos de luz del techo, que estaba a unos 3 metros por encima de mi cabeza. =S

Mis cinco víctimas: Francisco, Pablo, Kana, Lucas y Monosabio.

¿Culpable o inocente? » 5Things

  1. Pablo Fabregat  »  #  »  28.12.06

    Tarde, como me ha dicho Kana en su momento a mi :P
    http://documentandolavida.opentux.com.ar/?p=123

  2. Francisco  »  #  »  28.12.06

    Hace ocho años, cuando vivía en una casa más grande, yo también tendía a incendiar hojas, hojas de papel viejas y a veces jugaba con alcohol y/o silicona líquida (como la que se utiliza para los autos).

    Prender hojas secas ya había pasado de moda según mis gustos, así que con alcohol y hojas lograba cosas muy lindas.

    Una vez, quedaba menos de 0,5cm de alcohol en la clásica botella de dicho elemento químico. Mi idea, que la venía meditando desde hace mucho tiempo era la de tirar un fósforo dentro. Luego de tirar más de 30 fósforos (los tiraba desde lejos, para no sufrir lesiones, era consciente de lo que realizaba), uno logró entrar.

    Me quedé impresionado. Una llama salió por el pico de la botella de aproximadamente 1,5m de altura y entre 40 o 50cm de ancho. Un lindo triángulo de fuego.

    Luego evolucioné y lo hice con unas gotas de silicona, ¡impresionante!

    Lo más groso que hice en su momento fue ponerle silicona líquida a una gran porción del piso de piedra del patio de casa. Aproximadamente dos minutos de fuego sin parar y de noche, un lujo era.

    Cambiando de tema, sobre lo de Mis Ladrillos yo también los he usado y además usé Meccano que me gustaba más.

    Nota importante: jugar con fuego puede ser muy peligroso. Por cualquier accidente dirijanse al Instituto del Quemado que si mal no recuerdo queda en Pedro Goyena al 200 o 300.

  3. Federico  »  #  »  29.12.06

    Sobre piromanía, yo una vez quise ver que pasaba si ponía a hervir alcohol —para colmo lo hice con una lata de dulce de membrillo bastante baja. No intenten eso en sus casas. :)

  4. Lucas  »  #  »  1.01.07

    Cumplido. Menos mal que eran 5 nomas, sino me iba a escracahr muy feo. Saludos

  5. lalo  »  #  »  13.01.07

    Piromano!, recuerdo que el último día de clases de la secundaria todo el salón participó entregando hojas de sus cuadernos, al fin y al cabo no los queriamos ver, para hacer una pequeña fogata, menuda chacota quisimos armar. Felizmente, y repito felizmente el fuego no calo, ya nos veias a todos regresando a la tarde al colegio para la última clase de educación física, preguntandonos si aún estaria en pie el colegio. Por eso piromanos, hemos sido todos!

Tus comentarios

Textile para comentarios: _cursiva_ |  *negrita* |  ??citación?? |  -texto tachado- |  +texto insertado+ |  ^superíndice^ |  @código@ |  bq. cita en bloque |  "enlace":http:// |  ACR(Acrónimos)

 

Secciones

Buscador

RSS

Para recibir las actualizaciones del sitio directamente en tu lector de noticias, agregá este enlace a tu lector de feeds favorito.

Opinaron

Para saber qué fue lo último que se comentó en el sitio, agregá este link a tu lector de feeds.

Recursos

Todo es Construcción

Lewenhaupt es gestionado con TextPattern

El estilo Sangre Brillante es una creación de Jonathan Emanuel Lewenhaupt

Condiciones de uso: Licencia Creative Commons Argentina 2.5

Weblog es Cultura